Exploro el bordado como un proceso corporal, temporal y espacial que relaciono con el dibujo y la gráfica. A través de este proceso, materializo mi propia historia de vida y presento al cuerpo como una cartografía erotizada, sensible y profundamente frágil que va transformándose constantemente.