Calaveritas

La Muerte y la Policía. Tela picada, 210 x 80 cm.

La muerte y la Policía


por Patricia Bañuelos


De cuicos y antimotines
harta la muerte estaba.
Por granadas y macanazos
los muertos amontonaba.

La huesuda se los llevó
a jalones y garrotes.
El arresto resistieron,
querían seguir el mitote

Los manifestantes llegaron
dispuestos a echar montón,
a los gendarmes malogrados
a las puertas del panteón

¡Ya sosieguen su bravura!
Alzó la voz enardecida,
que con su vida ya pagaron
los arbitrarios policías.

Las protestas no cesaban,
la calaca no aguantó.
Con las patas por delante
a todo porro se llevó.